Sobre endeudamiento

Actualmente vivimos en una sociedad donde el trabajar se ha vuelto una razón de vivir, más que un mecanismo que nos permita cumplir nuestros sueños como personas. Las altas jornadas laborales y los sobre tiempos en la compañía, son pan de cada día, por lo cual mi pregunta es:

¿cuáles son los factores que implican a las personas para que ingresen en este círculo vicioso?

Uno de los tantos factores que tenemos es el sobre endeudamiento, el cual genera una presión adicional o carga mensual que debe ser respondida mes a mes de manera ineludible ya que el sistema en el cual estamos expuesto castiga de manera severa cuando no somos capaces de responder a los compromisos adquiridos.

El endeudamiento, permite a los consumidores acceder al consumo intertemporal, aumento su grado de bienestar en la medida que su relación deuda y sus flujos de ingresos se lo permitan. La deuda bien administrada y controlada, nos permite obtener activos necesarios, antes de tener los recursos del dinero de forma completa, con el objetivo de cubrir el bienestar de la persona.

El sobre endeudamiento son los compromisos o pasivos adquiridos, los cuales no son capaces de cubrir con el ingreso medio que tiene la persona, por lo cual mes a mes va generando una acumulación de deuda. Los factores del sobreendeudamiento se clasifican en dos grupos “activo” y el “pasivo”.

El sobreendeudamiento activo es aquel donde el consumidor, contrae una serie de obligaciones crediticia que al final del mes, le hacen imposible, hacerse cargo de sus deudas. El sobreendeudamiento pasivo, por su parte, es ocasionado por un hecho fortuito como puede ser la pérdida del trabajo o circunstancias como la muerte de algún familiar, alguna enfermedad, algún accidente, cuyos gastos son imprevistos y de alto costos.

Análisis de endeudamiento

Una manera de detectar si la relación deuda / patrimonio o deuda / flujo de ingresos va por buen camino, es ver el grado a de “ahorro” que pueda generar de forma mensual o bien, de acuerdo con el periodo en donde recibo los ingresos.

Si actualmente, de los flujos de dinero que percibo, no tengo capacidad de ahorro, lo que debo deducir es que mi nivel de deuda está copado y no debería adquirir otro compromiso sin antes terminar con los que existen o bien buscar otra fuente de financiamiento (sin caer en el vivir para trabajar). Por otro lado, si los flujos de dinero no me alcanzan a cubrir las obligaciones y aún más estas se comienzas acumular, debo realizar una planificación financiera de manera tal que reorganice mis deudas conforme a la capacidad de generación de dinero, llevando a un plazo más extenso los compromisos adquiridos.