Planificación financiera

Respecto a este punto, vamos a comentar algunos tips para reorganizar nuestra administración del dinero:

  • Categorización de los gastos: debemos identificar todos nuestros gastos y agruparlos a lo menos en tres grupos,
    • Indispensables: son todos aquellos que si no los cubrimos colocamos en riesgo nuestra calidad de vida, entre estos tendríamos la alimentación, la vivienda, la salud, la educación, el transporte.
    • Compromiso tercero: las deudas crediticias tomadas por la adquisición de bienes corporales mueble o flujos utilizados en inversiones. El riesgo de no pagar nos llevara a que la deuda incrementara por los intereses y gastos de cobranzas, llegando hasta un posible embargo de nuestros activos.
    • Gastos no necesarios: en este bloque tenemos todos los gasto y desembolsos que no son indispensables para vivir, entre ellos podríamos citar, cine, restaurant, fiestas, otras actividades, etc. Estas deberías ser consideradas siempre y cuando las anteriores estén cubiertas.
  • Desarrollar un presupuesto: el presupuesto nos da perspectiva, esto es anticipar el escenario futuro y verlo de forma actual para analizar la capacidad de generación de dinero y las deudas adquiridas. Unos los resultados más prácticos de este informe es que nos muestra si tendremos capacidad de ahorro los próximos meses o tendremos necesidad de generar más dinero para cubrir los compromisos adquiridos. Todo presupuesto debería contener a lo menos lo siguiente:
    • Periodo a presupuestar
    • Saldo inicial con el que parte
    • Identificar fuentes de ingresos
    • Clasificar los gastos
    • Calcular superávit o déficit de dinero.
  • Generar un orden secuencial de pagos: si nuestros recursos no alcanzan a cubrir nuestras obligaciones, debemos realizar un orden de pago, siguiendo las reglas de la clasificación de gastos, esto quiere decir primero pagaremos los gastos indispensables, posteriormente los compromisos con terceros y si llegara a quedar saldo, lo podremos utilizar en los gastos no necesarios. De esta manera estaremos cubriendo de manera estructurada las obligaciones.

Como conclusión, el sobre endeudamiento nos trae preocupaciones adicionales y una pérdida de objetivos de vida, nos puede llegar a encapsular en un círculo vicioso de solo trabajar y no poder disfrutar de la vida.

El sobreendeudamiento “activo”, se traduce en haber tomado malas decisiones de inversión por lo cual cuando nos volvamos a endeudar debemos hacernos algunas preguntas ¿realmente lo necesito?, ¿cuál es el valor que me entregara? ¿tengo la capacidad para pagarlo?, entre otras preguntas.

Toda persona, sea la que sea, debería tener construido un presupuesto financiero. Hoy día, con el grado de influencia que tenemos respecto a la publicidad y el marketing nos hace presa fácil para endeudarnos y si no sábenos cuales son nuestras capacidades máximas para adquirir compromisos, podríamos estar cayendo inconscientemente en el sobreendeudamiento.